La Historia contada en viñetas

El cómic dejó de ser una lucha de héroes y villanos para convertirse, también, en un género de lectura madura

El cómic del Compromiso de Caspe que se publicó en el Heraldo en 2012

ASTRID OTAL BELTRÁN

Un Martín el Humano presionado para tener hijos enfadado, seis aspirantes a la corona de Aragón que desean profundamente el poder, una Corona que tiene un miedo inmenso al estallido de una guerra civil y un compromiso que será recordado hasta nuestro días por defender el pacto en lugar de las armas. La historia del Compromiso de Caspe a todo el mundo le suena, pero el año pasado los ciudadanos descubrieron que se podía aprender de otra forma, mediante viñetas. La Historia se puede trazar en páginas de tebeos, o eso defienden los dibujantes de cómics que rememoran el pasado con ellos.

Antonio José Moratha es el autor de los dibujos de todo el entramado del Compromiso de Caspe que se plasmó en formato cómic. Asegura que los tebeos que narran la Historia son una forma de acercarse a un contexto para poder llegar descubrirlo y entenderlo sin que el lector se vea abrumado por una gran cantidad de datos. En todos los cómics que ha hecho sobre esta temática, Moratha intenta que el lector no se aburra: “a mí me gusta tratar la Historia sin que sea un tostón, sin una excesiva sobrecarga de información. Prefiero que los dibujos hablen y reflejen visualmente la época”.

No obstante, hay algo asociado al cómic –puede que su informalidad o su unión equívoca a unos simples superhéroes- que a muchas personas les imposibilita observarlo como algo creíble. Antonio Moratha destierra en parte esa idea: “no es lo mismo hacer un tebeo sobre cosas que te pueden pasar en la vida diaria o sobre pura ficción que un cómic ligado a un hecho histórico. Este último exige rigor y muchísima documentación. No puedes hablar de naves espaciales en la época medieval”, bromea. El asesoramiento de los historiadores va ligado a este tipo de género; el mínimo detalle se consulta y se supervisa. “Se tiene en cuenta todo: desde cómo se saludaban, qué tipo de calzado llevaban, cómo era las mangas de sus camisas o cómo eran las paredes de los poblados”, apunta Moratha.

El rigor y la fidelidad a los hechos son esenciales para este género, y esas dos cualidades unidas a un buen trabajo tienen su recompensa. El referente por excelencia se encuentra en Maus, el cómic histórico por el que Art Spiegelman recibió el premio Pulitzer. Su padre, Vladek Spiegelman, fue uno de los prisioneros judíos que sobrevivió al holocausto. Cuarenta años después su hijo lo convirtió en un ratón para contar su historia y, en 1992, se le otorgó el premio por esta gran genialidad.

La finalidad última sigue siendo comunicar, contar una historia. Algunas veces, se hace imprescindible la intervención de una persona capaz de realizar un buen guión. El periodista suele encarnar esta figura, aporta información al dibujante para que éste la plasme en el papel. Por eso, a Antonio Moratha lo asesoraron además de dos historiadores, el periodista Rafael Bardají. “Es necesaria la supervisión y el trabajo de un profesional de la comunicación para dar un enfoque más divulgador. El lenguaje del cómic puede ser muy propio para el periodismo o, mejor dicho, para comunicar, porque al fin y al cabo, un periodista comunica y puede comunicar a través de distintos soportes”, explica Rafael Bardají.

La historia de Aragón también se puede apreciar en otros ejemplos de tebeos. “La morica encantada”, una leyenda de Daroca ambientada en la invasión musulmana; “La media oreja de Van Gogh”; “Goya”; “Thurrakos” o “Paul y el Misterio del Pau-Canfranc”, que cuenta la historia del paso transpirenaico, la construcción de la estación y el legado de la cultura que dejó.

Thurrakos, un tebeo sobre los celtíberos

Quizá el cómic sea un género al que todavía las personas no se acercan con una visión realista o creen que sus páginas no pueden desprender un contenido más allá de héroes y villanos. Pero si en algo coinciden las opiniones expertas es que el tebeo dejó de ser solamente un mero entretenimiento en 1960; a partir de esa fecha, evolucionó para convertirse también en un lectura madura capaz de enseñar una gran diversidad de cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s