Aragón, protagonista de webseries

De los Monegros a los pueblos abandonados del Pirineo. Varios directores de webseries eligen la Comunidad aragonesa para grabar en ella sus proyectos.

Libres 1

Protagonistas de la webserie “Libres”, del director zaragozano Álex Rodrigo.

En enero de 2004, Orlando Bloom se enteró en Loarre de que era un hijo ilegítimo de un poderoso caballero del Reino de Jerusalén y que debía ir a Tierra Santa para defender sus tierras. En noviembre de 2005, en el refectorio del Monasterio de Veruela, Javier Bardem, interpretando a Goya, vio cómo la Santa Inquisición juzgaba sus grabados. Y, en marzo de 2003, los viandantes del Paseo Independencia de Zaragoza se vieron sorprendidos por una oleada de zombis. La primera escena corresponde a El reino de los cielos, de Ridley Scott; la segunda, a Los fantasmas de Goya, del checo Milos Forman; y la tercera a Una de zombis, de Miguel Ángel Lamata. Tres largometrajes que escogieron Aragón como fondo de sus historias. No obstante, las grandes producciones no han sido las únicas en explotar el potencial cinematográfico de nuestra Comunidad: desde hace algunos años, varios directores de webseries –producciones cuyos capítulos, en vez de emitirse por televisión, se suben a YouTube o a otras plataformas– han situado sus tramas en pueblos abandonados del Pirineo oscense o en la parte aragonesa de las Bardenas Reales.

Rodaje Tierra Seca

Imagen del rodaje de “Tierra Seca”, realizado a mediados de septiembre.

Es el caso de la webserie Tierra Seca, de David Yáñez, director cacereño afincado en Zaragoza. Una producción que narra la vida de diez supervivientes de la Tercera Guerra Mundial en un planeta totalmente arrasado y contaminado por la radiación: unos se dedican al esclavismo, mientras que otros se limitan a buscar algo de comida y agua entre los escombros. De momento, Yáñez solo ha grabado uno de los 13 capítulos que compondrán la primera temporada; y, para evocar esa imagen desértica y de destrucción, escogió como lugar de rodaje la parte oscense de las Bardenas Reales y dos pueblos: Villanueva del Jalón, un municipio totalmente abandonado, y Aluenda. “Grabamos entre mediados y finales de septiembre –cuenta el director de la webserie, de 31 años–, y, para conseguir los diez minutos del capítulo, estuvimos cinco días”. Pero el trabajo no termina con la grabación: para potenciar la sensación de destrucción, el equipo de Tierra Seca ha construido varias maquetas de grandes edificios en ruinas que, luego, insertarán con croma en las escenas.

Personaje Tierra Seca

Ilustración de uno de los personajes de “Tierra Seca”.

Al contrario que muchas películas post-apocalípticas centradas solo en la acción y la violencia, el mundo creado por David Yáñez posee un trasfondo crítico: “son los dirigentes de los países los que han acabado con sus propias poblaciones; en los capítulos, nadie sabe lo que sucede debido a que los Gobiernos han secuestrado a todos los periodistas; y casi todos los personajes elegidos, antes de la hecatombe nuclear, desempeñaban oficios que ahora no les sirven para nada, por ejemplo, el protagonista del capítulo que hemos rodado era técnico de máquinas de fotocopias”, explica el director.

En total, el rodaje del primer capítulo costó 8.000 euros y nadie cobró nada –ni actores ni técnicos–. “Una mitad de lo que ha costado el capítulo procede de una subvención para cortos otorgada por la DGA y la otra directamente de mi bolsillo”, señala David Yáñez. El objetivo a largo plazo de Tierra Seca es que algún portal de series pague por ella. Por el momento, el equipo de esta webserie iniciará en breve una campaña de crowdfunding.

Álex Rodrigo, director zaragozano de 25 años afincado en Madrid, siempre quiso escapar del sistema y empezar de cero en una casa abandonada de un pueblo. Nunca lo hizo, pero a partir de esa “espinita clavada” ideó una webserie a la que no le va nada mal: premio a la mejor webserie dramática y dirección en el Festival de Cinema de Girona, selección en el Festival Raindance de Londres y el Festival de Cine de Napolés, y, en cinco meses, 200.000 reproducciones en su canal de YouTube. Su nombre es Libres y cuenta la historia de siete jóvenes, la mayoría rayando la treintena, que deciden escapar de la ciudad y emprender una nueva vida en una casa abandonada de un pueblo. Pero no todo es tan idílico como suena: pronto surgirán los primeros enfrentamientos entre ellos, los primeros conflictos con los vecinos del pueblo y los primeros roces por cuestiones amorosas.  Al igual que en Tierra Seca, detrás de la historia hay un mensaje: “el escapar del sistema, el demostrar que las cosas se pueden hacer de otra forma”, explica su director.

Los diez capítulos que componen la primera y única temporada de la webserie fueron grabados entre agosto y octubre de 2012: “tres semanas en Yeste y Anzánigo, pueblos de Huesca –el primero con un habitante y el segundo con quince–, y las otras tres en Madrid y su sierra”, cuenta Álex Rodrigo.

En total, el rodaje costó 8.000 euros y, al igual que en la webserie de David Yáñez, nadie cobró. “En el año en el que pusimos en marcha el proyecto quitaron las ayudas del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales y las de la Diputación Provincial de Zaragoza, así que tuvimos que buscarnos la vida”, explica el director. La opción elegida fue el crowdfunding: “un fin de semana subimos al Pirineo, grabamos un tráiler decente y, 60 días después de haberlo colgado, teníamos 5.500 euros y un público expectante”.

Cañas 1

Imagen de la webserie “Cañas”.

Un bar, una mesa y una caña también pueden ser el marco perfecto para una webserie. Prueba de ello es Cañas, del director y ex-alumno de la Escuela Municipal de Teatro, Guilherme Oliveira. Cada uno de los ocho capítulos que componen la primera temporada presenta una historia radicalmente distinta a la anterior –una ruptura amorosa, un diálogo con doble sentido, la escenificación de un rodaje–, y lo único que ensambla la serie es que todas las escenas transcurren alrededor de una caña y que los protagonistas son también actores. Para crearla, Guilherme Oliveira, de 24 años, se inspiró en Coffe and cigarettes, de Jim Jarmusch, una película compuesta por once historias que siempre suceden alrededor de un café: “En nuestro caso, al grabarla en verano pensamos en una bebida más acorde con esa estación y, como no podía ser de otra forma, salió la caña”, cuenta Guilherme Oliveira, de 24 años.

Los capítulos se rodaron el pasado mes de julio y, a diferencia de las anteriores webseries, el coste de producción fue cero: “todos los actores eran amigos que se ofrecieron a hacerlo, el material nos lo prestaron y en los bares no tuvimos que pagar nada”, señala Oliveira. En estos momentos, el equipo está buscando posibles patrocinadores en el sector de la cerveza y se plantea poner en marcha una campaña de crowdfunding. No obstante, Alba, actriz participante en Cañas señala que, en estos proyectos, lo más valioso es la experiencia que consigues: “hay que crear. Es la única manera de aprender. Si no comienzas por algo, nunca podrás hacer nada brillante”.

Redactor: Ignacio Pérez Ibáñez

Anuncios

2 comentarios el “Aragón, protagonista de webseries

  1. mdpta dice:

    Me ha encantado el artículo.¡Le echaré un vistazo a todas las series!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s