Los libros que viajan de lector a lector

BookSharing es un proyecto de cinco estudiantes de la Universidad de Zaragoza. Proponen un intercambio de libros: uno deposita aquellos que ya se ha leído para que otras personas los puedan disfrutar mientras que se lleva otro ejemplar a casa

ASTRID OTAL BELTRÁN

A veces los libros mueren olvidados en las estanterías. No encuentran otros lectores más allá del dueño que los disfrutó y los dejó almacenados sin volver a prestarles atención; pero existen iniciativas que pretenden evitar que esos libros queden definitivamente inutilizados. Y esas iniciativas buscan que se compartan los libros, que la gente los intercambie por otros, que se consigan traspasar de un sitio a otro.

BookSharing (2)

De izquierda a derecha: Alba Sánchez, Diana Valladares, Ignacio Arnal, Alina Murarescu y Javier Prats

Ignacio Arnal y Alba Sánchez son dos estudiantes de la Facultad de Economía y Empresa. Junto con otros tres compañeros más han puesto en marcha un proyecto llamado BookSharing que persigue animar la lectura entre los ciudadanos de Zaragoza: “queremos que los libros que han caído en el olvido encuentren una segunda oportunidad en las manos de otros”, explica Ignacio Arnal. Los cinco estudiantes han habilitado espacios en tres establecimientos para el intercambio de libros: la librería La pantera Rosa, la biblioteca de la Facultad de Economía y Empresa y el bar-café Minämi. Todo aquel que acuda a esos tres lugares se puede llevar gratuitamente uno de los libros depositados. “Buscamos un intercambio. No es obligatorio que todas las personas dejen un libro por cada uno que se llevan, pero de lo que se trata es de colaborar. No queremos que desaparezca todo el fondo de libros”, apunta Alba Sánchez.

Los alumnos desarrollaron esta propuesta a través de una de sus asignaturas,  Dirección de Entidades de Economía Social, en la que se les instaba a crear un proyecto sin ánimo de lucro. Los cinco estudiantes eligieron esta opción ya que, además, así expandían una cultura que fuera accesible a todo el mundo: no hay dinero de por medio. Pero esta idea que han puesto en marcha ya tiene historia.

En 2001, en Estados Unidos, comenzaron a aparecer libros en lugares públicos: en las puertas de edificios, en los bancos del parque, en las paradas del metro y del autobús. En 2003, Barcelona y Gijón se sumaron a dejar libros a la intemperie. Hoy en día, en España, cientos de personas deciden dejar los libros que ya leyeron debajo de un árbol, en un ascensor o en lugares articulados para este intercambio. En Zaragoza, se impulsó esta idea de forma organizada en 2007 en el centro municipal de transeúntes. Cinco años después, un grupo de estudiantes han retomado este proyecto para que a los libros no se les acumule el polvo.

“Impulsar la lectura. Un estudio que se realizó este año en Aragón concluía que leen de media en nuestra Comunidad Autónoma un 60,3%. Nos situamos por encima de la media nacional, pero aún hay muchas personas que no tienen este hábito tan necesario”, señala Alba Sánchez, una de las estudiantes impulsoras.

Aunque los libros que se depositan son gratuitos y los puede coger cualquier ciudadano, Ignacio Arnal reconoce que la participación está costando: “en la Pantera Rosa apenas ha habido movimiento; en la biblioteca de la Universidad sí, la gente se los lleva pero es reacia a dejar; el bar-café Minämi es el sitio donde más éxito está teniendo”.

BookSharing (5)

El bar-café minämi

La cafetería Minämi es un bar alternativo de sofás y sillas, de mesas de madera artesanales y de vasos de cerámica que imitan las arrugas de los de plástico. El interior recuerda a los del norte de Europa, a los que se pueden encontrar en Praga, Holanda o Alemania. Justo cerca de la barra, en una mesa, se encuentran los libros del BookSharing. Miriam Redondo es una de las camareras. Explica que en el bar sí que la iniciativa está siendo acogida por los clientes: “la gente se anima a leer mientras toma el café; preguntan y se les informa. Los cogen y dejan otros. También están algunos que deciden no llevárselos, sino que prefieren leer un capítulo aquí y cuando vuelven al día siguiente retomarlo si aún está disponible”.

Actualmente, 17 libros variados descansan sobre la mesa: desde El niño con el pijama a rayas, El diario de Bridget Jones o Edad prohibida, hasta dos libros que recogen las memorias de José María Aznar. Pero Miriam Redondo afirma que los primeros días fueron críticos porque partieron con una docena y se quedaron con tres. “La gente arramblaba y no los devolvía. No es una obligación pero es necesaria una confianza que asegure que, si coges un libro, uno se comprometa a dejar otro o a devolverlo cuando lo termine”, añade la trabajadora. El proyecto volvió a resurgir cuando, clientes desinteresados, depositaron libros que ya no necesitaban: “un señor nos trae libros románticos. Verdaderamente, hay personas muy involucradas”, concluye Miriam Redondo.

BookSharing (8)

La mesa donde se depositan los ejemplares para compartir del BookSharing

BookSharing (11)

Marta Sofía Ruiz, clienta del Minämi, hojeando los libros

Marta Sofía Ruíz es una joven que frecuenta la cafetería. Cada vez que acude al bar se para para hojear los libros. Piensa que es una idea genial porque compartir ejemplares puede hacer que descubras autores en los que nunca antes habías reparado. Confía en que el proyecto de los cinco estudiantes de Economía y Empresa prospere. Ella pone su granito de arena para que continúe esta red cultural.

Anuncios

2 comentarios el “Los libros que viajan de lector a lector

  1. Amigo Eolo dice:

    Creo que habeis hecho un gran trabajo al mostrar una acción social que pasa, por el momento, desapercibida entre la sociedad zaragozana. Me ha encantado el post! Enhorabuena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s