Zaragoza, a ritmo de Bollywood

IGNACIO PÉREZ IBÁÑEZ

Melodías pegadizas, saris y mucho movimiento. Los bailes de las películas indias atraen cada día a más seguidores zaragozanos

“Con el cambio de estación llegan…. llegan las nubes para apagar la llama, la llama de mi amor”. Así comienza una de las canciones y coreografías más famosas de la película Devdas (2002) y del cine de Bollywood –la industria cinematográfica de la ciudad de Bombay–. En ella, Aishwarya Rai, megaestrella de ese cine, baila mientras protege una vela, símbolo de su amor, de una tormenta. A ella se suman otras veinte mujeres, todas enfundadas en preciosos saris y con el tradicional bindi –tercer ojo– en la frente. Parece que bailan danzas netamente hindúes, pero, en realidad, sus pasos son uno de los mejores ejemplos de la fusión entre la cultura occidental y la India: en ellos se mezclan funky, hip hop o chachachá con algún gesto y mirada de las danzas tradicionales indias. Es el estilo Bollywood, un baile que llegó a la capital de Aragón hace unos diez años y que, en la actualidad, está experimentando un notable aumento de seguidores.

Con diez años de retraso

101_2476

Sesión de Bollywood con Mayca Chinchilla

“A nivel nacional, las danzas de Bollywood comenzaron a despertar interés a principios de los noventa. En Zaragoza, sin embargo, ese interés surgió con diez años de retraso”, asegura María Pilar Calvo, profesora de este estilo en la academia Antonia Azahara. Esta joven de 32 años, aficionada a las tramas surrealistas de la mayoría de las películas indias, comenzó a recibir clases de Bollywood hace cuatro años, de la mano de Eva Sampredro, una de las primeras profesionales que introdujo este estilo en Zaragoza.

“Comencé a hacer exhibiciones y a enseñar coreografías en 2004, fui de las primeras”, asegura Sampedro, profesora de danzas orientales que, actualmente, da clases de Bollywood a unas veinte alumnas. Ambas profesionales señalan que, en estos últimos años, la demanda de clases de este estilo ha aumentado considerablemente, “quizá por películas como La boda del Monzón o Slumdog Millonaire”, apunta Eva Sampedro. Otra profesora, Mayca Chinchilla, de 32 años, también confirma lo anterior: “llevo dando clases desde hace cinco años y en estos dos últimos se ha producido un auténtico boom”, asegura esta joven que comenzó bailando flamenco y terminó especializándose  en danzas orientales.

Alapadma-mudra

Mudra Alapadma
Fotógrafo: Dmitry Rukhlenko

Mudras y hip hop

En las coreografías de Bollywood cabe de todo: funky, dance pop, hip hop, merengue, chachachá, tango… Pero casi todas poseen algún rasgo característico de las ocho ramas de la danza tradicional hindú que existen. ¿Cuáles son los más usuales? En primer lugar, los mudras, los gestos que los bailarines realizan con las manos. En las danzas tradicionales, cada mudra posee un significado: uno de los más usuales, el alapadma –palma de la mano abierta con los dedos estirados– puede asociarse con una flor de loto o con la separación del amado, y el Katakamucka –similar a la posición de los dedos cuando se va a pellizcar algo– puede relacionarse con la acción de cortar una flor o el habla. “La gente era analfabeta, así que, para difundir los grandes poemas épicos entre el pueblo, se recurría a la danza”, explica María Pilar Calvo. En la actualidad, los bailes de Bollywood no poseen ningún tipo de función narrativa: “son puro show, puro espectáculo”, apunta Eva Sampedro, de 35 años.

101_2398

Grupo de Bollywood de la profesora Eva Sampedro

A los mudras se suman las posturas angulosas que caracterizan a las danzas tradicionales: “el ballet europeo, por ejemplo, tiende a la línea recta, a las figuras estilizadas, a las formas estiradas; las danzas indias, a los movimientos sinuosos, curvos, redondos; y, desde mi punto de vista, las danzas de Bollywood podrían asociarse con un triángulo, siempre asimétricas”, explica María Pilar Calvo, profesora que, en los últimos años, ha dado clases a grupos de 25 personas en distintos centros cívicos.

Danza viva y alegre

Mayca Chinchilla destaca, sobre todo, un aspecto positivo de la mezcla de estilos que conforma Bollywood: “las danzas tradicionales indias son muy difíciles de ejecutar. Al mezclarlas con otros estilos, el nivel resulta más asequible, la gente se siente más libre y se lo pasa mejor”. Algo que se confirma al preguntar a los alumnos: Beatriz Ortega, de 21 años, lleva unos meses asistiendo a clases de Bollywood y asegura que sale de las sesiones de Bollywood “con otro humor”. Esta alumna, aficionada a la cultura india, decidió apuntarse a clases de este estilo para poner en práctica lo que veía en las películas. Cristina Ariso, de 32 años –cinco practicando danzas de bollywood– llega a la misma conclusión que la anterior alumna: “es una danza movida, positiva, y eso hace que salgas más alegre de clase”, reconoce.

101_2460

Sesión de Bollywood de la profesora María Pilar Calvo

Un baile positivo en el que el público masculino escasea. Y no porque este estilo esté vedado únicamente a las mujeres: “en los bailes de Bollywood hay igual número de hombres que mujeres. Es más, uno de los requisitos para ser un galán del cine en la India es desenvolverte bien con este tipo de bailes”, asegura María Pilar Calvo. Ramón Chinchilla, de 32 años, hermano de Mayca, lleva seis años practicando danza del vientre y cinco asistiendo a ensayos de Bollywood. Asegura que, si esa desproporción entre hombres y mujeres se percibe a nivel nacional, en Zaragoza, se acrecienta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s